Sucesos

Multitud de portuenses dieron su último adiós a María Esperanza Ruiz

Domingo, 29 Octubre, 2017 - 18:42

Multitud de portuenses han acudido esta mañana a la Basílica de Nuestra Señora de los Milagros, conocida como Iglesia Mayor Prioral, para dar su último adiós a María Esperanza Jiménez Ruiz. El párroco Diego Valle Serrano ofició allí el funeral por el alma de esta ciudadana portuense que falleció el pasado lunes como consecuencia de un disparo de un agente de la Policía Militar brasileña durante una visita turística a la favela de la Rocinha, en Río de Janeiro.

Esta multitudinaria despedida ha contado con la presencia del alcalde de El Puerto, David de la Encina, así como de otros miembros de la Corporación Municipal y de representantes de diversas autoridades. A la misa asistieron también medios de comunicación de cobertura nacional e incluso brasileños, dado el impacto que tuvo este desafortunado suceso.

Fuentes oficiales de la embajada española en Brasil y de la Delegación del Gobierno de España en Andalucía confirmaron el pasado jueves al Ayuntamiento de El Puerto que el cuerpo de María Esperanza Jiménez Ruiz, iba a ser repatriado ayer sábado. Los restos de Ruiz Jiménez llegaron en torno a las 10:00 horas al aeropuerto de Barajas, en Madrid, en un vuelo procedente de la ciudad carioca. Tras el aterrizaje y una vez superado unos trámites, el cuerpo de María Esperanza llegó al aeropuerto de Jerez bien entrada la tarde, desde donde se trasladó al tanatorio de El Puerto de Santa María. Cientos de portuenses se acercaron hasta allí para darle su pésame a la familia y para despedirse de María Esperanza.

 

Circunstancias del fallecimiento

Diversos medios de tirada nacional apuntan a que un cúmulo de negligencias, según cita textualmente el diario El País, provocaron este desafortunado suceso. En primer lugar, la guía turística que organizó la excursión a la favela de Rocinha actuó de manera negligente al llevar a María Esperanza y sus compañeros a un lugar extremadamente peligroso en el peor de los momentos posibles.

Pese a que comenzó en 2002 a organizar excursiones a dicho barrio, la guía llevaba bastante tiempo sin acudir a la zona. Asimismo, El País apunta a que tenía un profundo desconocimiento de la tensa situación que atraviesa la Rocinha, sumida en una pugna entre bandas de narcotraficantes desde hace aproximadamente un mes, según Diario de Cádiz. La Policía Militar brasileña llevaba días actuando de forma expeditiva en sus calles. En concreto, la parte de la favela en la que se encontraba el grupo de turistas españoles era una de las más peligrosas. Cerca de allí se había registrado un tiroteo entre agentes del orden y narcotraficantes ese mismo día.

La segunda negligencia fue de la Policía Militar, que mantuvo sospechas en torno al coche donde viajaban los turistas españoles y al que dispararon con armas de fuego, algo totalmente injustificado en la legislación brasileña. Incluso en casos como el de saltarse un control, algo que el chófer, de origen italiano, hizo de forma totalmente involuntaria. Los dos agentes detenidos, incluido el autor del disparo, están ya en libertad debido a que tiene un historial previo limpio.

En cualquier caso, el alcalde de Río, Marcelo Crivella, ha eximido a Esperanza y sus compañeros de toda responsabilidad por imprudencia. Tras ese caso, Crivella ha vuelto a expresar su preocupación por el grave problema de criminalidad que sufre la Rocinha y otras áreas de Río de Janeiro.

 

Imágenes cedidas por El Puerto Actualidad.