Actualidad

Diego Caraballo: "En El Puerto ha faltado un Carnaval de calle fuerte”

Jueves, 24 Enero, 2019 - 13:16

Estrena 2019 como invitado en los Encuentros con la Prensa en el restaurante Zaccaría de El Puerto de Santa María, Diego Caraballo. El artífice de letras míticas de la comparsa Los Majaras, buque insignia del carnaval portuense, cuenta setenta y cinco febreros y ha vivido más de veinte finales en el Falla con la agrupación de su alma 

Texto y foto: Luis Miguel Coloma (https://islaflipica.blogspot.com)

 

Hace casi 60 años que se bautizó en el Carnaval. En 1961 empezó a cantar. Fue con Los Cuasimodos, una agrupación portuense anterior al surgimiento de Los Majaras, la comparsa de su vida. Desde entonces, Diego Caraballo le vendió su alma al dios Momo a cambio de ingenio, felicidad y confeti. Y se consagró a febrero para pagar a plazos su deuda con ‘cupleses’, pasodobles y popurrís.

Letras brillantes salieron de su puño, algunas memorables como aquel ‘4 de diciembre’ en honor al joven Caparrós, germen de la autonomía andaluza; y otras tantas que han merecido primeros premios en el concurso del Gran Teatro Falla. Más de veinte finales en la Casa de los Ladrillos Coloraos le contemplan. Sólo los grandes pueden decir lo mismo.

“Cuando salí con "Los Cuasimodoa" sólo cantaba. Mi primera comparsa como compositor fue "Los Sénecas", en 1970. En aquella ocasión también colaboré en los arreglos musicales”, apunta Caraballo. El compositor de Los Majaras es hombre de pocas palabras. Parece como si no quisiera dejarlas al viento para poder plasmarlas en un libreto.

“Me divertí mucho en estos años. La comparsa gustaba. Tenía éxito entre la gente y esto era un orgullo enorme para mí”, asegura el autor portuense. “Mi comparsa favorita -apunta- ha sido "Raza mora", de 1978. Para mí la mejor. Tenía letras como "Un 4 de diciembre", muy reivindicativas. A pesar de ello, siempre pude escribir libremente. Nunca tuve problemas de censura”. Su carrera se ha centrado en la comparsa, pero afirma Caraballo que también ha escrito letras para chirigotas. De todos modos, “El Puerto es tierra de comparsas”.

 

“Escribir las letras de las comparsas es un ejercicio puramente emocional. Hay temas que te llegan y lo haces desde el corazón. Sin filtro”

“Empecé a escribir a partir de cantar. Fue algo natural, progresivo. En el colegio leí mucho y cuando me puse frente al cuaderno me sentí cómodo. Escribir las letras de las comparsas es un ejercicio puramente emocional. Hay temas de la actualidad que te llegan, te impresionan de algún modo. Escribes sobre ellos desde las tripas, desde el corazón. Sin filtro”, explica el letrista de Los Majaras.   

“Este año no he escrito, aunque si me ponen una comparsa por delante, me arranco”, comenta con una sonrisa. “¡Qué va! (Sonríe) Hacen falta tres o cuatro meses para preparar bien un libreto”. “En todos estos años el Carnaval ha evolucionado, ha mejorado en todos los sentidos. Sin embargo, “en El Puerto está un poco flojo”, lamenta Caraballo. “Es verdad –añade- que han surgido nuevas comparsas, como la de los gitanos, que ganó un primer premio en el Falla hace unos años, y otras. Pero no han tenido la continuidad de Los Majaras. Ni tanto éxito, la verdad sea dicha”. También considera el autor portuense que “El Puerto cuenta con un ramillete de buenos letristas, al igual que ocurre en Cádiz. Pero mientras sigan sonando estrofas de Paco Alba…” En cualquier caso, apunta que “ahora falta pólvora en las letras”.

Insistiendo en el diagnóstico al Carnaval de El Puerto, Caraballo esgrime varias hipótesis sobre su crisis. “No contamos con una industria, como tiene Cádiz. Costura para los tipos, constructores de escenografía, etcétera. También ocurre que ha bajado el nivel de las agrupaciones. Tal vez haya gente nueva, pero por alguna razón, no llegan. No las veo”. “Por otra parte, -continúa- aunque para mí la cúspide del Carnaval es la final del Falla, en El Puerto ha faltado un Carnaval de calle fuerte, como fenómeno que atraiga y aglutine a la gente en torno a esta fiesta”.

 

“Tengo en casa un montón de libretas con letras de todos estos años”

Sobre su legado, asegura Caraballo que “tengo en casa un montón de libretas con letras de todos estos años”, sin embargo, todavía no se ha publicado una antología que reúna su aportación al Carnaval portuense. Entre risas, él descarta “abrir un museo” y tampoco contempla una academia. Tendremos que esperar al año que viene para poder volver a escuchar su sabiduría al compás.