Actualidad

"Cuando conocen la cultura que hay detrás del vino les resulta aún más apasionante"

Viernes, 22 Febrero, 2019 - 09:25

Originaria de León, Virginia Miller ha dedicado su vida profesional a la enseñanza del inglés. Circunstancias de la vida vinculadas al trabajo de su marido, estadounidense, la llevaron a Sevilla, donde llegaron a abrir dos colegios bilingües y más tarde, uno en Jerez. Por sus aulas han pasado miles de jerezanos, muchos de ellos ubicados hoy en puestos relevantes de la sociedad local.

Texto y foto: Luis Miguel Coloma (https://islaflipica.blogspot.com)

La otra faceta de Virginia Miller, la de promotora del vino de Jerez, ocupa y centra su vida desde 2010. “Yo no soy enóloga ni nada parecido. Mi padre trabajó 28 años en la bodega González Byass y este vínculo familiar con la industria fue el que me acercó a la cultura del vino, que me apasiona”, apunta. “Decidí adentrarme en este mundo, -prosigue- asistí a catas, aprendí sobre el vino, su elaboración y su cultura y en 2012, empecé a organizar catas en español y en inglés, así como visitas a bodegas. Al principio era gracioso, porque venían muchos más por oírlas en inglés”.

De la experiencia inicial de “adentrarse” en este mundo, surgió la iniciativa transnacional Sherry Explorers. Un colectivo que cuenta con unos setecientos cincuenta socios de todo el mundo. “Hay muchos en Estados Unidos y en otros países angloparlantes, pero también en China, Japón, Bélgica, Holanda y en otros lugares de España, con culturas vitivinícolas diferentes”.

Virginia Miller habla con auténtica pasión de los Sherry Explorers. “Tenemos una mascota que se llama Edu, nos reconocemos en la música de Indiana Jones y hasta tenemos un juramento de iniciación. Los nuevos Sherry Explorers, -explica- se comprometen a aprender más y permanentemente sobre el vino y el brandy de Jerez; a pedirlo y consumirlo siempre que les sea posible; y lo tomarán siempre que estén solos o en compañía, tristes o contentos. Además, mientras están adquiriendo dicho compromiso, portarán en una mano una copa de Jerez, en la otra una venencia y llevarán puesto un salacot”, sombrero que utilizaron grandes exploradores de la historia, especialmente en África, como el doctor Livingstone.

 

“Tal vez porque no se conoce lo suficiente, porque está demasiado cerca, o por influencia de modas que potencian más el consumo de cerveza o de bebidas blancas…”

Como Sherry Explorers ha seguido creciendo y tiene vocación de continuar haciéndolo, han creado un blog: discoversherry.com, donde comparten contenidos sobre el vino y las actividades que organizan, tales como charlas, catas, visitas a bodegas, y una gran cena de honor, el 5 de abril, que tiene carácter benéfico. “Dichos encuentros, además de ser una buena excusa para compartir una copa de buen Jerez, que tampoco es que haga falta, nos permite vernos, conocer a gente nueva y hacer gala, los que tienen aptitudes, de sus habilidades culinarias”.

Como no podía ser de otra forma, además de los Sherry Explorers, hablamos en este encuentro sobre la tesitura actual del vino de esta denominación de origen, a la que también pertenece El Puerto. Reconoce Virginia Miller que “no se bebe suficiente vino y es una pena, porque una maravilla así por los seis euros de media que puede costar una botella, es tremendamente barato. Tal vez porque no se conoce lo suficiente. Porque está demasiado cerca, o por influencia de modas que potencian más el consumo de cerveza o de bebidas blancas…”

“El caso es que cuando hemos organizado catas en Castilla o en el País Vasco, al principio les resulta un poco chocante porque el Jerez es un vino licoroso y es único en el mundo. Pero cuando les damos a conocer la cultura que tiene detrás y cómo se produce, les resulta aún más apasionante. Quedan enamorados”, concluye.

 

Adjuntamos declaraciones de Virginia Miller.

Audio: