Participación Ciudadana

El Centro Cívico acoge un curso para optimizar los alimentos y economizar en los fogones

Miércoles, 7 Octubre, 2020 - 21:50

El teniente de alcalde de Participación Ciudadana, Javier Bello, y la concejal de Servicios Sociales, María del Carmen Lara, del Ayuntamiento de El Puerto de Santa María, han inaugurado el Curso “Cocina básica de hogar y aprovechamiento”, que organiza el área de Participación Ciudadana, con la colaboración de Servicios Sociales, y que imparte Inversiones Tarazed en las instalaciones del Centro Cívico Augusto Tolón desde este jueves 7 de octubre hasta el lunes 26.

El programa formativo, que dirige el monitor Manuel Romero Martín, se dirige a personas incluidas en el Programa de Intervención con Familias y Menores, que gestiona Servicios Sociales, quienes, durante diez días lectivos, a razón de tres horas de clase por cada día, aprenderán a aprovechar mejor los alimentos, realizando siempre una comida sana.

El teniente de alcalde de Participación Ciudadana, Javier Bello, ha destacado en el acto de presentación del curso el interés de que desde el área de Participación Ciudadana “seamos capaces de organizar actividades en las que intervenga también Servicios Sociales”. Bello, que señaló que la idea de organizar la actividad correspondía a la edil María del Carmen Lara, subrayó la importancia de saber optimizar la comida y expuso a los alumnos la posibilidad de que las enseñanzas que obtengan les sean también útiles incluso en su vida profesional.

La concejal de Servicios Sociales, María del Carmen Lara, consideró que la práctica es el mejor modo de aprender a cocinar, por lo que destacó la utilidad de los contenidos que se abordan en la iniciativa, animando a los alumnos a rentabilizarlas.

El monitor, Manuel Romero, ha indicado que el curso permitirá a los alumnos utilizar mejor los alimentos sobrantes de las elaboraciones de un puchero andaluz, una berza de calabazas y judías verdes, pollo asado con patatas grillé, caballas con babetas o sopa de tomates con sardinas, aprendiendo a obtener múltiples utilidades gastronómicas de alimentos como el pan o productos de la huerta, de forma que “de una comida casera, con recetas muy típicas de la zona, se obtengan varios platos, pues muchas veces acaba en la basura materia prima que puede ser reciclada”.

Romero, quien comentó que las clases incidirán también en la higiene alimentaria, ha afirmado que los conocimientos que se imparten a lo largo de las diez jornadas “se notan a final de mes, pues favorecen el ahorro”.