La afición de El Puerto llenó el Espacio Cultural Taurino De Sal y Oro para rendir homenaje a Paco Moreno, `uno de los suyos´

Lunes, 18 Marzo, 2024 - 19:17

Lleno absoluto este pasado fin de semana en los bodegones de la Asociación Cultural Taurina de Sal y Oro de la Plaza Real para recordar a un gran aficionado, persona y amigo, Paco Moreno.

Una cita entrañable organizada por varios socios que se convirtió en tertulia para rendir homenaje `sin filtros´ a Francisco Moreno, que fallecía el pasado diciembre.

Bajo la moderación de José Manuel Femenía Martín en `De Sal y Oro´ se dejó constancia de cuánto se le echa de menos en el toreo de El Puerto. Y es que Francisco Moreno, fundador de La Garrocha y aficionado al mundo taurino hasta la médula, se ha convertido en todo un referente difícil de olvidar.

El concejal de Plaza Real, Carmelo Navarro, y el parlamentario y concejal José Ignacio Gonzalez acompañaron a los contertulios y asistentes recordando anécdotas y vivencias de este enamorado del toro de huella, que tanto luchó por la tauromaquia de esta tierra, peleando siempre por sus toreros, por su Plaza Real y por la marca de #ElPuerto.

Pregonero en el 140 aniversario de la Plaza de Toros de El Puerto. Coleccionista de la historia del coso y todo lo que allí aconteciere. Creador de la Tertulia `La Garrocha´ en 1993. Propulsor de los premios locales que allí nacieron y que luego tuvieron continuidad con otras peñas. Estudioso de la historia taurina de El Puerto, donde también dejó su pluma con importantes investigaciones y publicaciones. Colaborador de lujo en medios de comunicación como El Puerto Información o Telepuerto. Ayuda y chófer de Paula, mozo de espadas de Marcos Cruz o Víctor Manuel Coronado. Socio y miembro del jurado de la Temporada `De Sal y Oro´, de los incansables. Defensor a ultranza de los de El Puerto y, sobre todo, amigo de sus amigos que siguen mirando al templo taurino que creó en `El Paseillo´ a metros de la Plaza para recordar todas y cada de sus faenas, que ahora han pasado a la Gloria de las Puertas Grandes de la afición, sabiendo que sigue velando desde el cielo por su tierra.